miércoles, 24 de agosto de 2016

El mutante poético N°5


Blog de poesía 
Dirección y compilación:Gladys Cepeda
Se agradece la difusión 
Parte del material fue   ext.de google y de Revista LAK-BERNA Y cedido por sus autores
Se agradece el apoyo ,la participación y la difusión

Voces en el Silencio- Hada L.Coutouné de Ocampo


Hada L.Coutouné de Ocampo/En el Tiempo


En esta segunda realización para la publicación El Mutante Poético -Voces en el Silencio-
Poema de la autora Argentina Hada L. Coutouné de su libro El Exilio del Caliz -Editorial Amaru
Realizado por Gladys Cepeda -Voz Sergio Albarracin El poeta Maldito

Frases de Roberto Juarroz



Imaginar una lámpara hasta encenderla.


No nos mata morir: nos mata haber nacido.


Apagar una luz me deslumbra más que encenderla.


 Un laberinto sólo se encuentra en otro laberinto


La imaginación es la verdadera historia del mundo.


 Allí donde la luz no alumbra, tal vez alumbre la sombra


Una red de mirada mantiene unido al mundo, no lo deja caerse.


 El centro del amor no siempre coincide con el centro de la vida.


 Hay palabras que son como una fiesta que cae del asombro de los pájaros.


 Solamente si has perdido tu pérdida, cortaremos el hilo para empezar de nuevo.


Una hoja en el árbol, justifica al árbol. Pero un árbol sin hojas lo justifica todo.

Ensayo por Julio Bepré


DECORACIÓN  O  DESTINO
          Es indubitable que el hombre es una entidad determinada por fines; continuamente se hace proposiciones y se encamina hacia algunas, rechazando otras.  La elección, dudas, y el sacrificio por algo que se pretende concretar constituye algo típicamente humano, y es advertible en ello la incidencia recíproca que tienen los factores individuales y colectivos. El fenómeno de la especialización es también una nota propia del hombre y apunta a sus numerosas necesidades: es por una libre decisión o compelido por distintas motivaciones, como se opta por realizar algo. De una forma elegirá (si es que puede) el mísero habitante de una aldea africana, en tanto corresponderá otra muy diversa a quien se encuentra inserto en una sociedad de consumo.
         Hay distintas visiones, si no totalmente negativas al menos escépticas, respecto de la proyección de una sustantividad humana que reúna alcances de servicio y solidaridad incuestionables: la historia abona tales estimaciones. Resalta la crueldad que se desplegó en el cercano siglo XX,  y ni qué decir del ímpetu destructivo que envuelve hoy a la humanidad. Indudablemente hay transgresiones, desconocimiento, negación y hasta rechazo de los valores atinentes al espíritu, de toda aquella virtualidad axiológica que sostiene la dignidad  que corresponde a todo hombre por ser tal.
         La religión, la filosofía, la poesía, el arte y la ciencia en general, devuelven al viviente la certidumbre de que la existencia tiene un implícito sentido trascendente y una participación ennoblecida para con el resto de los demás seres. El infierno son los otros, se afirma en una obra de Sartre, pero en ello existe una total aceptación de lo absurdo, del sinsentido, de la inanidad de un mero vivir sin ninguna referencia a una perspectiva de esperanza o liberación. Y si todo es así ¿qué resulta de ello? ¿Qué podemos creer, crear, compartir o celebrar en nuestro concreto vivir?
         Si en este arduo tiempo que transcurre no vemos asomar con claridad  una esperanza equilibrada y sin retaceos injustos ni con imposiciones arbitrarias de los dueños del poder, existen muchos hombres a pesar de lo apuntado, que con sus gestos y acciones nos recomponen en alguna medida de las desventuras que se sufren en el mundo. Son precisamente aquellos implicados y comprometidos en la aventura de la creación y dación desinteresadas. 
Ubicando como ejemplo al poeta, ¿qué hace este buen hombre? Nada menos que internarse a través del lenguaje en el misterio de la vida y su belleza, para así vislumbrar el núcleo del Ser y aprehender en consecuencia una razón valiosa y verdadera que explicite nuestra humana situación. Esto no implica pretender que la actividad poética suplante la relacionada con otros valores, y menos que sea la solución única que permita enervar la orfandad existencial;  el acto de poetizar, de intentar asir la poesía, implica un salto en el vacío del que no se conoce adónde puede concluir.       Quien haya elegido un quehacer creativo valioso como un seguro recurso para el logro de notoriedad –y sin desconocer que toda buena obra puede avecinarla-- ha errado manifiestamente, conforme a cuanto hemos sostenido antes. Afirmó James Joyce  que nadie puede ser auténtico artista si no logra en algún momento librarse de la mediocridad ambiental, de los entusiasmos baratos, de las sugerencias maliciosas y de todos los aduladores influjos de la vanidad y la ambición.
         No se trata de convertir al poeta, al artista, al filósofo o al científico en ascetas o en seres diversos de sus semejantes; quien se sienta distinto se alejará aún más de la verdad, y sus resultados creativos o de investigación u ordenamiento de la realidad, estarán teñidos de puro solipsismo que a la larga lo establecerán en un callejón sin salida.
 El arte, la filosofía y la ciencia no son algo decorativo; cada proposición que nos hagan implicará un desafío que conlleva y exige una plenitud participativa cuando no la expulsión de cualquier acomodo banal al que a veces nos entregamos. El poeta –reiterando la ejemplificación-- debe asumir su rol de creador con la convicción de que hereda experiencias anteriores que enriquecieron el lenguaje del cual se vale, además de aceptar cualquier eventual éxito como una incidencia facticia.
 La historia acoge sobradas pruebas respecto a esta afirmación. ¡Cuántos celebrados autores lograron con el paso del tiempo apenas una exigua mención en los manuales de historia de la literatura! Los espacios de poder no son propios del arte, de la filosofía, de la ciencia y menos aún de la poesía, puesto que ella –como lo expresara René Menard-- no promete ni consuela de nada. Quien no acepte el desprendimiento que implica la creación, se engaña a sí mismo, y quien se desangra por obtener alguna distinción o merecimiento, necesita retornar cuanto antes a un conveniente equilibrio interior. Si bien el hombre es un haz de posibilidades, la intención de permanecer, de anular el olvido, de conjurar al tiempo, no depende de él, y quien no haya meditado esta evidencia tampoco lleva un rumbo acertado.
El creador, en definitiva, no puede estar calmadamente invadido por la complacencia de ser tal; le corresponde  ante todo sentirse comprometido por ello y, muchas veces, con renuncia de las bondades que quizá provea una existencia más ordinaria. Además toda auténtica y trascendente creación humana, no distrae ni constituye una suntuosidad del espíritu, sino que es un intento máximo para restituirle al hombre las excelencias quebrantadas por la civilización cuantitativa, mecánica y consumista, y de crearle otras nuevas posibilidades de crecimiento interior.
 El creador es un indagador, un buscador, un equilibrista en una cuerda floja, alguien que sabe que deberá alejarse de cualquier canto de sirenas, alguien que debe en cada momento avanzar para acrecentar y prodigar la noble actividad a la que se ha entregado. Se trata entonces de no ser simplemente un buen hombre sino un hombre bueno; el pensamiento desinteresado no puede ser nunca decoración sino destino.

Ensayo Wenceslao Maldonado


Nuevos paradigmas de la escritura poética
una mirada al mundo
de los poetas jóvenes
del siglo XXI en Argentina
1.- Premisa: de qué jóvenes hablo

En estos últimos años he asistido a diversos eventos de carácter nacional o regional, en los que participaron y participan habitualmente muchos jóvenes de todo el país. Me refiero, ante todo a la Feria del Libro Independiente, llamada con su sigla FLIA, que en su versión porteña va por el número XX°, evento que se realizó este fin de semana pasado, 12 y 13 de mayo, en el Centro Cultural Pompeya, dentro del edificio y en la calle. Las FLIAs se vienen realizando desde el año 2006 en Buenos Aires, y se extendieron por el país, y hasta cruzaron las fronteras. Es una forma de vivir y socializar la cultura en forma libre, “alternativa o anárquica”, según se quiera interpretar la letra A de su sigla, e intenta un crecimiento colectivo y, en algunos casos, cooperativo, para editar el libro en forma independiente y hasta artesanal. El catálogo más completo de la Feria, El Asunto, nos ofrece un número increíble de expositores y libros, de revistas y fanzines, que crece en forma notable de encuentro en encuentro. Puede que algunos nombres de Editoriales nos resulten conocidos como Belleza y Felicidad, Milena Cacerola, Nulu Bonsai, Cinco Pantalones o MU; pero hay tantas otras denominaciones que nos sorprenden por su originalidad, como No hay vergüenza, Ratón tuerto, Refugio de monos, Casi incendio la casa, Sexy cangrejo, Pura mierda, Perro negro y más de doscientos otros nombres. La poesía aparece en todas partes como una de las estrellas de la Feria, y se hace sentir durante todo el desarrollo del evento con lecturas y performances. Para mí, la FLIA se ha constituido en uno de los momentos más importantes de observación de la producción poética juvenil. Y desde 2011 tiene, además, su antología “en vivo”.
Otro lugar de observación, diría que casi sistemática, de poetas jóvenes de todo el país, es la Juntada, organizada por APOA en Buenos Aires desde 2009, y que ya va por su tercer encuentro. Por las tres versiones que se realizaron, pasaron más de cien poetas menores de treinta años de todas las provincias del país; y es interesante su convocatoria, porque se da intervención a quienes ya participaron de alguno de estos encuentros para que propongan otros nombres. APOA, y es para elogiar a la Comisión organizadora, no deja escapar un solo detalle y, además de la prolijidad de las mesas que se suceden, coordinadas siempre por un poeta joven y presididas por un poeta senior, elabora pequeñas antologías que registran datos y poemas de los jóvenes intervinientes. Cada año, quienes escuchamos las lecturas que se realizan a lo largo de tres días, nos llevamos la sorpresa de encontrarnos con poetas de enorme talento y textos que merecen ser puestos en relieve. Las tres Juntadas, en estos últimos años, han sido para mí el observatorio más importante de la poesía joven del siglo XXI, y me han llevado a escribir, como ahora, algunas notas para diversos medios, relacionando esta experiencia con los contactos abiertos de las FLIAs y otros eventos juveniles.
Y hablando de otros eventos, no quiero dejar de mencionar alguna esporádica participación mía en la Pachamama, en CABA, en donde suele haber lecturas de poesía los días jueves. También señalo diversos encuentros organizados por Fusión Tribal, nombre que me parece un logro por lo emblemático de lo que suele suceder en estas fiestas de la expresión creativa de los jóvenes, en donde música, imagen, poesía y performances logran mezclarse provocando momentos de profunda comunicación y pertenencia.
Fuentes valiosas de conocimiento de nuevos paradigmas en la poesía joven son, sin duda, las antologías. Conjuntamente con los folletos antológicos de la Juntada, me han sido muy útiles tres de estas antologías en manera particular. La primera, relacionada con la FLIA, fue presentada en 2010 por su autor, Sebastián Kirzner, más conocido en su entorno como Sebakis, nada menos que en la Zona de Poesía de la Feria del Libro; esta antología abre también el abanico a poetas jóvenes de Latinoamérica. Como rareza, el único poeta adulto incorporado en el volumen fue Javier Adúriz (lamentablemente fallecido el 22 de abril del año pasado 2011); y dada mi relación amistosa con Javier, le pregunté a Sebakis por qué lo había incorporado, y me respondió que merecía estar en una antología en medio de jóvenes, porque durante toda su vida como poeta y docente, había promovido y ayudado a que los jóvenes escribieran. Pero la antología que me llevó a observar en forma más específica a las nuevas generaciones de Argentina fue Última poesía argentina (Ediciones en Danza, 2008) de Gabriela Franco, Eduardo Mileo y Javier Cófreces, ya que gracias a sus exigentes criterios de selección, me permitió descubrir a treinta y dos poetas formidables de todo el país. El libro fue presentado en la SEA con la presencia de casi todos los jóvenes antologados. Para mí fue, además, el comienzo de una amistad con algunos de ellos que se prolonga hasta el día de hoy. En el prólogo se indican algunas líneas emergentes de todo este horizonte poético del país, sobre todo en cuanto a temas y características formales, intentando descubrir, por si hubiera, señales de una generación. Todo esto lo he tenido en cuenta en estos años sucesivos, además del dato histórico que indica que “casi todos los poetas reunidos en esta antología nacieron durante la dictadura militar…” El tercer libro es FLIA Bs. As. en vivo, una antología hecha directamente en los dos días de la FLIA. El pasado fin de semana se vendía la antología de las tres FLIAs. del año 2011; y el primer texto que abre el libro es de Sebakis. Se armó al mismo tiempo la antología 2012, con más de cien jóvenes que pasaron dejando sus poemas.
Y a propósito del dato histórico de la antología de Ediciones en Danza que mencioné, dato que no es menor a la hora de comprender temáticas especialmente, debo aclarar que los muchachos y chicas poetas a los que me refiero ahora, y con los que he tenido más contacto en los tres últimos años, han nacido casi todos, por no decir todos, en la época de la democracia.
2.- Cuatro perspectivas de una misma mirada.
Ya sé que lo que digo es provisorio, discutible, seguramente incompleto y, además, transitorio como la historia. Me parece imposible decir nada que valga como visión general, porque es una época en la que reina la diversidad, aún más allá de las pertenencias tribales que mencionamos más arriba. Y estos casi treinta años de democracia ininterrumpida han despertado una libertad que no quiere ser avasallada, que implica respeto a las decisiones personales y grupales, a los rasgos identitarios, hasta el punto de que, en medio de las numerosísimas publicaciones que se ven en la FLIA, la “anarquía” aparece como una necesidad de independencia, e interpreta la A final de la sigla, sumándose a los diversos sentidos de Alternativa, Amigable, Autogestiva, inclusive Atea, que los participantes expresan en distintas formas. Con bastante energía se observa, entonces, una reacción contra la industria anónima que pretende avasallar el yo del artista. La poesía es su lugar y su tiempo de libertad.
Semejante variedad de características y puntos de vista no es fácil de emparejar o ensamblar; trataré de alinearlas en cuatro perspectivas de una misma mirada, provenientes de distintas artes y disciplinas, pero que se fusionan, casi por arte de magia, o mejor, por arte de poesía, en la escritura poética de los más jóvenes.
I.Mirada plástica: creo ver una relación bastante especial entre la plástica o, en concreto, algunos movimientos del siglo XX con esta poesía. Y no se trata de una observación caprichosa, ya que un número considerable de poetas presenta o ilustra sus poemas con elementos traídos de la plástica y con frecuencia en forma artesanal. Esa “actitud plástica” se revela en el libro como objeto que ofrecen y en la escritura misma del poema.
Collage, con frecuencia, muchos poemas de estos jóvenes de hoy muestran un armado de elementos diversos (palabras, frases, imágenes) que se sueldan o se pegan entre sí, sugiriendo una nueva significación en su conjunto; las más de las veces suelen ser modismos de la jerga diaria, aunque se encuentran también citas reconocibles más eruditas;
Naïf, porque las imágenes que se leen recrean en palabras, sobre todo, la realidad circundante con una visión ingenua, sea ésta consciente o no; sin embargo, muchas veces aparecen las formas fuertes del kitch;
Vintage, expresión muy de moda para hacer referencia al interés por lo usado; y así aparece en la poesía, en las formas coloquiales más usadas, en “refritos” de lo ya visto y oído, en expresiones referenciales o autocitas, y repeticiones de otros textos en nuevos contextos; y se recrea, además, una época no vivida por esta generación de jóvenes, un estilo retro de los años 60 rockeros.
II.Mirada teatral: no es sólo una “moda autoral”, como alguien dijo en la Feria del Libro, sino porque la teatralidad está en los mismos textos ofrecidos, no para lectura personal exclusiva, sino para su presentación social o tribal.
Poesía performática, porque ya muchos de estos poemas están escritos para ser leídos a gritos, recitados o actuados con modalidades no lejanas a algunos programas televisivos;
Humorismo lúdico, las palabras mismas se vuelven un juego de parecidos fónicos, aliteraciones, equivocaciones, sorpresas y doble sentido; se dan incluso improvisaciones que tienen un notable parecido con el stand up.
Realismo, ya que si hablamos de teatro, esta poesía “actúa” el vitalismo frenético y fragmentado de la vida diaria de hoy y se narra a sí misma en diálogos y expresiones coloquiales.
III.Mirada musical: sucede que donde hay música, sobre todo donde hay rock, pero también donde hay otras manifestaciones musicales, hay jóvenes; y deberíamos añadir que allí siempre hay poesía.
Los nuevos maestros, y me refiero a los maestros de la poesía, que son los músicos como tales, aunque se sumen en muchos casos poetas tradicionales; considero que para esta generación, tal vez, la referencia más importante de la poesía es la letra de canciones;
El poema como canción, si observamos una parte notable de los textos jóvenes que nos llegan, con reiteraciones que se aproximan al estribillo, con simplificación de sintagmas que hacen el verso rápido como un ritmo musical, casi para que alguien les ponga música;
El poema antimusical, porque hay que reconocer que, ante la musicalidad tradicional del verso escandido o silabeado, según las tradiciones de la música poética medida, existe también una corriente de poetas jóvenes que consciente o inconscientemente, se oponen a la musicalidad “tradicional” del poema, incluida la musicalidad del verso libre.
IV.Mirada de ruptura poética: es cierto que muchos chicos y chicas participan en talleres en donde subsiste la producción y el entrenamiento según construcciones poéticas y retóricas de escuela con modelos universalmente válidos. Hay que aprender la gramática para poder sacársela de encima… Pero, de cualquier manera, me impresiona el resonar entre las generaciones más jóvenes de la palabra “anarquía”, tanto en el vocabulario como en las intenciones de hacer poesía. Y he notado abundantes casos de anarquía que interpreto de la manera que sigue.
Anarquía gramatical, no porque las nuevas generaciones no sepan escribir con corrección, sino porque hay una ruptura voluntaria con la sintaxis, que tiene como modelo la fraseología de nuestro hablar cotidiano y se apoya en un nuevo vocabulario más tecnológico, que deja afuera tradicionales palabras y expresiones aceptadas como “poéticas”;
Anarquía retórica, y si hay palabras y expresiones edulcoradas que se consideran extrañas a las miradas de un joven actual, más directo y realista, también la antigua retórica de símbolos y metáforas se queda afuera por las mismas razones;
Anarquía de género, la fusión de elementos que venimos comentando hasta aquí, hace que, con frecuencia, se rompan los límites entre la prosa y el verso, entre lo lírico y lo narrativo, entre lo poético y lo conversacional, cosa que no es nueva en la literatura a través de su historia, pero que tal vez hoy se presente en forma original por la combinación de perspectivas que hemos analizado.
3.- Resumiendo.
Intento una síntesis de todo este maremágnum de datos, impresiones y experiencias, riquísimo y complejo, sin duda, en tres puntos:
LIBERTAD Y ECLECTICISMO para elegir elementos de corrientes, estilos y modelos.
FUSIÓN DE GÉNEROS para superar límites, sobre todo de la gramática y la retórica tradicionales.
VITALISMO para buscar la fuente de la poesía en la vida misma, teniendo en cuenta que “la poesía es la vida” como varios grupos de jóvenes proclaman.
WENCESLAO MALDONADO
Buenos Aires, 17 de mayo 2012,
Instituto de Antropología de Belgrano, CABA.
FESTIVAL PALABRA EN EL MUNDO
Extr.de revista LAK-BERNA 

Entrevista a la poeta y Lic. Lucia Serrano por Gladys Cepeda


1- ¿La poesía es el lugar de las cosas no dichas?
 2-¿Cómo es tu trabajo creativo cuando tomas la decisión de  hacer un libro y cuanto tiempo te demanda? ¿Cómo imaginas tus lectores?
3-¿Crees que los lenguajes son determinantes hacia un tiempo y un  espacio dentro del poema?  ¿Hay un momento  o espacio determinado para leer o escribir poesía?
 4-¿En algún momento la poesía hace desaparecer al autor o este impone siempre su presencia frente al texto?
 5-Como fue tu acercamiento a la poesia y que autores te marcaron ?
 6-¿Al hacer  un balance  de tu obra  desde los comienzos que transformaciones fuiste notando?
 7-¿Contanos acerca de tus viajes  y como fue la experiencia con los encuentros literarios?
 8-¿Pizarnik decía que  la poesía viene hacia nosotros mas que nosotros vamos en su busca que opinas  al respecto?
 9-¿Siempre se dice  que la poesía se lee poco sin embargo la realidad demuestra lo contrario dado la cantidad de editoriales independientes, los ciclos, etc. porque pensas que sucede eso?
 10-¿Hay un límite en el vocabulario o en la forma que te impida expresarte  líricamente, cual seria?
 11- ¿Crees que a lo largo de la obra de un autor cada libro es único y distinto o todo es la continuación de un gran y extenso poema?
 12-¿Cómo ves la relación autor-lector, existe una complicidad?

 13-¿Cómo fueron tus comienzos con la literatura, en tu hogar, la escuela etc.?

14-¿Consideras que la prosa poética se puede  poesía?¿Te interesan otros géneros para realizar?

15- ¿El autor debe  tener compromiso frente a su obra? Y ¿además tiene un eje que lo identifica consigo a través de su discurso?
 17-¿Cómo es tu trabajo de corrección?¿Una vez concluida la obra ¿esta ya no pertenece al autor?  Y ¿ queda la sensación que  muere en su acto creador o renace ante sucesivas lecturas posteriores?
18-Como se  duo esa conjunción entre psicoanálisis y la poesía ‘.y que pensas sobre la relación que existe entre locura y creación? 
19-¿Cómo autor ante nuevas miradas  pensas que llevas un mensaje secreto  que solo vos podes hallar?
 20-¿Cómo ves  el panorama actual de la poesía y que pensas del libro digital?
21-Como ves la educación en relación a el arte que tenemos en nuestro país ‘ 
22-¿Crees que el artista es un eterno inconformista? 

23-¿Tenemos una literatura realmente nacional y federalista o  en realidad esta es universal?

24-¿Qué opinas  sobre revistas  y suplementos literarios, cumplen realmente su función?
 ¿Cómo ves la critica literaria?
 25-Que recomendación les darías a nuevos autores o que quieran empezar a escribir ¿Y a los lectores a la hora de comprar un libro?
26-Conduciste muchos años de encuentros de escritores  y tambien programas de radio ,que diferencia encontras a los  de  antes a los que se realizan actualmente’

27-Ultimamente se comenta que la S.A.D.E. quiere cobra un porcentaje a los medios por la participación de los escritores como hace  S.A.D.A.I.C que pensas al respecto

28-- De todas las personas y personalidades que conociste a lo largo de tu vida ,quienes son  que recuerdos te quedan de ellos  ?


1 – La poesía mas que con lo dicho y lo no dicho, tiene que ver con el decir, flor encarnada en lo no realizado, el brillo de todo lo que nace, el resto a su alrededor, grandes fiestas festejando el milagro.
2 – Mi trabajo con la escritura es cotidiano, nunca tengo la decisión de hacer un libro. Después de un tiempo, algunos años, el libro me llama a mí diciéndome “estoy aquí” y a mis lectores los imagino ansiosos por escucharse entre las letras.
3 – El lenguaje va tomando su propia libertad, el mismo es quien arma el tiempo y el espacio que necesita. Para leer o escribir poesía prefiero el silencio del tiempo extendido, la soledad, quizás, a veces la música como compañía.
4 – en todo momento la poesía hace desaparecer al autor. El poeta es lo que no hubo, lo que no fue. Más que una fisura, una señal, un anticipo de la muerte.
5 – Mi acercamiento a la poesía fue para enloquecer a mi madre escribiendo cosas que nunca sucedían, quizás también para hablarle a ella de los sentimientos diferentes que tenía una niña pequeña, digo, de las diferencias y sus efectos. Los autores que me marcaron fueron muchos, la generación del 27, los surrealistas, Cesar Vallejo, el Neruda de Residencia en la tierra, A.Pizarnik, Miguel Menassa, Raúl González Tuñón, Michaux, Almafuerte, San Juan de la Cruz, Rumi, etc.etc.
6 – la desaparición del yo o en todo caso su alejamiento de mí
7 – mis viajes fueron muchos y por diferentes lugares del mundo y debo reconocer que tuve encuentros poéticos mas que en los encuentros literarios que siempre me aburrieron bastante, aunque en todo momento me encontré con algunos con los cuales seguimos relacionados hasta la actualidad, aun los que murieron que fueron muchos.
8 – siempre estuve de acuerdo con Alejandra, ella me abrió a un mundo donde la angustia tenía un buen aroma y yo intentaba siempre dejarla de costado, con ella aprendí a escalar en las caídas.
9 – La poesía no es que se lee poco, se compra poco, ya que los poetas todos somos infinitamente ricos y nunca pensamos cobrar nuestro goce de escribir, pero ya estamos cambiando (solo un poco)
10 – ningún límite, uso todas las palabras y sigo conociendo nuevas posibilidades
11 – cada libro es único y distinto, pero hay un recorrido, una búsqueda insaciable.
12 – Amo la complicidad con aquellos a los que imagino mis lectores, aun cuando imagine que nunca me leerán.
13 – fue en mi hogar, mi abuelo materno, era como se dice, un autodidacta, jugador de ajedrez y amante de cualquier conversación. Yo deseaba estar con él mas que con nadie, con él inventar no estaba prohibido, sino mas bien, era obligatorio y después las calles.
14 – la prosa poética es poesía y me gusta la novela y la ciencia ficción
15 - el autor debe tener un compromiso con la vida, con todo, después, si la hoja en blanco tiene que ver con la vida del poeta, mejor, va creando así una manera de decir las cosas, un eje transparente que hace a su discurso.
17 – la obra es inmortal y renace frente a cada lectura posterior. En cuanto a las correcciones se puede aún después de haber publicado, si la obra lo permite, cosa que no siempre es posible. Ese es un momento donde el autor puede notar su distancia con el poeta
18 – El psicoanálisis siempre tendrá que recurrir a la poesía, para la poesía no fue necesario
En psicoanálisis la escucha es poética o no habrá escucha, sinó simplemente alianzas parentales donde el analista sabe y el paciente sufre, fracaso absoluto, ya que es el paciente el que sabe aunque no sepa, y el analista un trabajador a su servicio.
Tanto en poesía como en psicoanálisis no poder soportar la incertidumbre, es un buen motivo para cambiar de profesión, las explicaciones son siempre mudas.
Y entre la locura y la creación existe un abismo, para la creación el mito es su entretenimiento y no su destino. como en el caso de la locura.
19 –no, para nada, transporto con otros la esmeralda perdida, jajaja, escribo porque escribir es una necesidad de decir todo de diferentes formas, de acercarme a ese imposible del lenguaje, a dios mismo quizás
20 – el libro digital me parece bueno para los que lo usan, yo aún no lo conozco, igual amo el papel y a pesar de poder leer en varias oportunidades desde las máquinas, siempre un papel en la mano me hace bien
21 – “nuestro país” ….amo a mi país y si querés al nuestro, pero la educación aún está muy lejos de poder transmitir a las nuevas generaciones algo esencial, algo diferente, algo que no tenga las manchas de lo mafioso.
22 – el artista es un eterno inconformista, pero cuando está conforme, cuando goza, cuando su alegría es infinita, nadie puede como él
23 – la literatura es la literatura, siempre universal, lo demás maneras de hablar de lo que va a pasar, algunos escritores pagos se ocupan de eso anticipadamente.
24 – yo las leo, aunque no se si cumplen la función, tal vez siempre la difusión es poco y al final pareciera ser que solo lo hacemos para minorías, y para muchos no podemos, en fin, así es la cosa, unos la tienen y otros la gozan….
25 – para escribir es bueno participar de una experiencia de grupos, un grupo puede transformar la escritura de cada uno de sus miembros y la tarea hace al resultado, con los años, algo podrá que no podía, (claro si lo soporta) y a la hora de comprar un libro preguntarle a los que leen desde hace mucho tiempo
26 – antes teníamos la ilusión de creer que en cada encuentro nos hacíamos mas poetas, que la poesía venía siempre a visitarnos, y ahora pareciera ser algo así como un concurso, primero uno segundo el otro y nada de perder el tiempo que nadie tiene, no como antes que todo el tiempo nos pertenecía y ninguno se movía del lugar, éramos apasionados y ahora todo parece una especie de trámite que hay que realizar.
27 – bueno si el escritor recibe dinero me parece bien, si solo es para la SADE NO
28 – Juan Jacobo Bajarlía un hombre a quien cuya manera de pensar no tenía prejuicios y un lector incansable, por él conocí a muchos autores, René Villar que amaba a los griegos como yo, Miguel Menassa porque hicimos juntos un camino todavía estamos en contacto y no te quiero nombrar mas porque me cae un lagrimón pensando los que ya se fueron a otras tierras y aunque estamos juntos, es demasiado lejos esa lejanía.
EXT. DE REVISTA LAK-BERNA 

La oda



 (del canto griego), es un subgénero lírico y una composición poética de tono elevado o cantado, que trata asuntos diversos entre los que se recoge una reflexión del poeta. Según el tema que se cante, puede ser religiosa, heroica, filosófica, o amorosa. En general se aplica a todo poema destinado a ser cantado. Se utiliza también para hacer alabanzas a cualidades que poseen personas u objetos que el poeta quiere destacar positivamente.
Antiguamente se cantaba con el acompañamiento de un instrumento musical. En la Antigua Grecia donde tiene sus principios, existían dos tipos de odas: las corales y las cantadas por una sola voz (monodia). Píndaro compuso odas a los dioses, héroes y atletas. Las de Alceo de Mitilene celebraban las virtudes militares y a los guerreros; y las de Safo, a los amantes y el amor; Anacreonte se sirvió de ellas para aplaudir los placeres de la mesa y del amor. De la grecorromana Melino sobrevive una oda al Imperio. Entre los latinos se desarrolló un estilo particular, en el que descolló Horacio, basado en una mezcla de los estilos de Anacreonte y Píndaro.[cita requerida]
En la poesía castellana cultivaron este género Fray Luis de León,Garcilaso de la Vega, Herrera, Quintana, Cienfuegos, Juan Nicasio Gallego, Espronceda, etc.
Son famosas a su vez las odas de Ronsard, Víctor Hugo y Théodore de Banville en Francia, Abraham Cowley y John Gay en Inglaterra, Klopstock en Alemania, Manzoni y Bernardo Tasso en Italia; en Chile, las Odas Elementales de Pablo Neruda proyectan una renovación del género para toda la literatura.

Canto 1 DE QUINTO HORACIO FLACO
XX

Ven a probar con sencillos vasos un sabino
modesto que yo mismo, una vez tapado en un ánfora griega,
me ocupé de sellar, cuando en el teatro se te tributó,
ilustre caballero Mecenas,
aquel aplauso tal que al unísono las riberas
del río de tus antepasados y el jocoso eco
de la colina Vaticana te devolvieron
las aclamaciones.
Luego tu continuarás bebiendo cécubo y uva pisada
en una prensa calena: mis copas, en cambio, no las llenan
ni las vides filtradas de Falerno ni tampoco
las colinas de Fornias.


Impresionismo :música,pintura y poesía


De Baudelaire al Surrealismo


 " Sentía que una línea de fuerza no lograría extrapolar por doquier el movimiento poético del romanticismo. Me basaba en la ambición más moderna de aprehender la poesía en su esencia a través de los sucesivos capítulos de este libro. No podrá hallarse en él un panorama completo de la producción de nuestro siglo o algo semejante a una galería de retratos; por tanto, pido perdón a todos los poetas que me habría gustado incluir en estas páginas. "
(Fragmento )
El Poder de la Palabra
epdlp.com


Reseña
Significación especial tiene para el lector hispanoamericano una obra como De Baudelaire al surrealismo, puesto que la trayectoria indicada por el título es, en gran parte, la misma que ha seguido nuestra literatura en el último siglo. Ya Rubén Darío reconocía en Los raros (1896) cómo se nutrió en la lectura de parnasianos y simbolistas franceses, derivando de esta lectura la incorporación de "ciertas ventajas verbales de otras lenguas". Marcel Raymond ofrece en este libro, además de la exposición clara de una serie de movimientos literarios presentada como los desdoblamientos sucesivos de una misma tendencia -un ciclo que revela una coherencia misteriosa - que se extiende de los prerrománticos (Rousseau) al romanticismo (Hugo) al parnasianismo (Baudelaire) al simbolismo (Mallarmé) al presurrealismo (Apollinaire) al dadá (Tzará) y al surrealismo (Breton), las pistas para que el lector latinoamericano pueda seguir los pasos de estos movimientos en América Latina y de las modificaciones y logros alcanzados por nuestros autores.
A un siglo de distancia puede observarse un vínculo entre romanticismo y surrealismo. Ambos movimientos responden a la necesidad de recuperar un estado libre del utilitarismo de una civilización pragmática en exceso. El surrealista vuelve los ojos al pasado en fuga de una civilización -la de entre guerras - de la misma manera que un siglo atrás el romántico, huyendo de la Diosa Razón, se había vuelto al Medioevo Editado por El fondo de Cultura Económica

Revista Alforja “fraternidad universal de los poetas”



.Acerca  de  Alforja Revista de Poesía 
(Historia y final ) 
Versión digital de esta publicación impresa mexicana, cuyo tema fundamental fue  la poesía, los poetas y el quehacer poético, por lo que está dirigida a escritores, intelectuales, universitarios, así como a un amplio público interesado en la poesía. editada por Hernán Lara Zabala. La web de la revista èrmite descargar gratuitamente las ediciones en formato PDF
.
Palabras de la editorial en su última publicación
alforja cumple once años de trabajo ininterrumpido desde aquel grupo inicial que se debatió entre el escepticismo y la incomprensión, alejada de un eslogan —“fraternidad universal de los poetas”— tan poco legítimo a esta comunidad.
alforja fue una puerta que se levantó y abrió gracias al esfuerzo de muchos, un acceso que se pretendió colectivo, sin dueño ni patrón, sin autores específicos y sin herederos singulares. No podemos dejar de reconocer que la fraternidad fue, en su momento, motivo para la permanencia. La gratitud ha sido también el otro motor de cada entrega, del sentido de la ofrenda, del tributo, porque no dudamos que la poesía es eso, un regalo de la vida para evitar la muerte de la memoria. Sólo se olvida cuando se deja de agradecer el esfuerzo, el sacrificio de los otros.
Con este número concluimos la existencia de alforja como tal, como proyecto editorial, como revista que lleva el nombre de un pueblo de Cataluña, como bolsa donde se atesora o se conserva o se transporta algo, como nombre que le dio sentido al entusiasmo por la diferencia, por la lectura. Todo acaba, pero no es el fin. Digamos que ésta es una estación que abandonamos como parte de la historia no de una persona, sino de un colectivo que dio a ratos o de manera constante su tributo por la poesía. Pertenece pues a sus fundadores y a sus continuadores, a sus directivos y a sus colaboradores, pero sobre todo a los lectores.
Una palabra es un cascarón vacío si carece de significado y movimiento. Ahora toca a cada quien nombrar la puerta, lanzarla al mar —como los antiguos escandinavos del exilio— para fundar su propio territorio, su futuro, donde encalle ese artefacto de la casa. Allí pondremos el tributo, celebraremos la palabra, la honraremos.

martes, 23 de agosto de 2016

Les Murray


POESÍA Y RELIGIÓN

Las religiones son poemas. Hacen confluir
nuestra vigilia y nuestros sueños, nuestras emociones,
instintos, nuestros gestos innatos, nuestro aliento

en el único todo concebible: la poesía.
Nada de lo dicho fue soñado más allá de las palabras
y nada es verdadero hasta que no figura en ellas.

Un poema, al lado de una religión organizada,
es como la breve noche de bodas de un soldado,
por la que ha de vivir y de morir. Pero esta es una pobre religión.

La plena religión es el poema largo que amorosamente se repite:
como cualquier poema, ha de ser completo, inagotable,
con giros que nos hagan preguntarnos ¿por qué hizo esto el poeta?

No se puede rezar una mentira, dijo Huckleberry Finn:
no se puede poetizar con otra. Es el mismo espejo:
mudable, oblicuo, que llamamos poesía,

y que una vez centrado, llamamos religión,
y dios es la poesía atrapada en cualquier religión,
atrapada, no presa: atrapada como en un espejo

que él atrae, siendo en el mundo lo que la poesía
es al poema, una ley contra su clausura.
Siempre habrá religión en torno mientras haya poesía

o mientras falte. Ambas son un don, e intermitentes,
como el vuelo de esos pájaros –palomas moñudas, rosellas multicolor-
que cierran las alas, las baten, y las cierran de nuevo.
Australia(  1938)
 Traducción de Abraham Gragera
 

Ko Un


Bajando de la montaña
Al mirar atrás
¡ah!
la montaña de la que desciendo
ha desaparecido.
En el lugar donde estoy
la brisa otoñal agita
indolente
la piel que mudó la serpiente

Corea del Sur(1933)

David Diop


ÁFRICA
África, mi África,
África de los altivos guerreros en las sabanas ancestrales,
África que mi abuela canta
Al borde de su río lejano,
Nunca te he conocido
Pero mi mirada está llena de tu sangre,
Tu bella sangre negra a través de los campos derramada,
La sangre de tu sudor,
El sudor de tu trabajo,
El trabajo de la esclavitud,
La esclavitud de tus hijos.
África, dime África,
¿Eres tú pues esa espalda que se inclina
Y se tiende bajo el peso de la humildad,
Esa espalda temblorosa con rayaduras rojas
Que dice sí al látigo en los caminos del mediodía?
Entonces gravemente me respondió una voz:

-Hijo impetuoso, ese árbol joven y robusto,
Ese árbol allá lejos,
 Espléndidamente solo en medio de flores blancas
Y marchitas,
Es África, tu África que reverdece,
Que reverdece pacientemente, obstinadamente,
Y cuyos frutos tiene poco a poco
El amargo sabor de la libertad.
Francia-Senegal (1927 -1960,)

Stefan George




PEREGRINACIONES


Vuestras antiguas imágenes duermen con los muertos.
Me falta el poder de reviviros.
Se me vedaron los verdaderos pastos;
ahora paladeo la suntuosidad plena de corrupción.

Herido por sonidos enervantes
contemplo el valle azul, cubierto de praderas.
Las garzas blancas y de color de rosa huyeron,
al lago cercano que reposa y destella como acero.

Ella avanzó majestuosa, como acompañando a los sonidos.
Su dedo se sostuvo y tensó
los cordones de seda de sus atavíos salvíficos
que de noche hiló con madejas de hierba.

¡Oh sabio juego, adivinar el través de esta envoltura!
En mis pensamientos seguíamos siendo dos,
antes de que ella, tras bejucos florecidos
se marchara lenta hacia el lago cercano.



Ihr alten bilder schlummert mit den toten.
Euch zu erwecken mangelt mir die macht.
Die wahren auen wurden mir verboten.
Nun kost ich an verderbnisvoller pracht.

Gretoffen von berauschenden gerüchten
Erblick ich in dem blauen wiesental
Die reiher weiss und rosafarben flüchten
Zum nahen see der schläft und glänzt wie sthal.

Da schritt sie wie im ebenmass der klänge.
Ihr hochgestreckter finger hielt und hob
Der bergenden gewänder seidenstränge
Die sie bei nacht aus weidenflocken wob.

O weises spiel durch diese hüllen ahnen!
In meinen sinnen blieben wir ein paar
Bevor sie hinter blumigen lianen
Zum nahen see hinabgeglitten war

Alemania  (1868-1933) 

 traducidos por Marina Gurruchaga

Manuel Acuña Narro


Mire usted, Asunción: aunque algún ángel
metiéndose envidioso,
conciba allá en el cielo el mal capricho
de venir por la noche a hacerle el oso
y en un acto glorioso
llevársela de aquí, como le ha dicho
no sé qué nigromante misterioso,
no vaya usted, por Dios, a hacerle caso,
ni a dar con el tal ángel un mal paso;
estése usted dormida,
debajo de las sábanas metida,
y deje usted que la hable
y que la vuelva a hablar y que se endiable,
que entonces con un dedo
puesto sobre otro en cruz, ¡afuera miedo!
No vaya usté a rendirse
ante el ruego o las lágrimas y a irse...
que donde usted nos deje
por seguir en el vuelo a su Tenorio,
después irá a llorar al purgatorio
sin tener quien la mime, aunque se queje...
Conque mucho cuidado
si siente usted un ángel a su lado,
que yo, como su amigo,
con tal que usted, Asunción, me lo permita,
le aconsejo y le digo
que después de Rosario y Margarita
no admita usted más ángeles consigo.
Estése usted con ellas
compartiendo delicias e ilusiones
todas las horas tienen que ser bellas;
viva usted muchos años
(como un humilde criado le diría)
y mañana que sola o entre extraños
se encuentre por desgracia en este día,
si busca usted una alma que la ame,
llame usted a mi pecho, y conque llame,
si no estoy muerto encontrará la mía. 


Mexico 
(1849 - 1873)

miércoles, 23 de marzo de 2016

El mutante poético n°4

Blog de poesía 
Dirección y compilación:Gladys Cepeda
Se agradece la difusión 
Parte del material fue   ext.de google
Se agradece el apoyo ,la participación y la difusión